martes, 7 de enero de 2014

Luz Olier




Hoy en la sección Narrativa-Poesía: 
Luz Olier





Estudia Periodismo. Guionista de radio (Car-Rem, Rne, Cope) y de TVE desde muy joven. Actriz de teatro, televisión y doblaje. Directora de doblaje. Tres premios USA de interpretación. Premio de la AETIJ por su obra de teatro infantil "El País de los Sueños" y el premio Margarita Xirgu por su radioteatro "Mujer del sombrero con flor". En 2004 publica su primera novela "La Conjura de los Sabios (Libros Certeza) y en 2011 un volumen de relatos "Cuentos del otro lado" (A.M.Editorial)

"El lugar de las cosas invisibles es el baúl donde guardamos lo ininteligible, lo recóndito: Sentimientos, deseos, dudas, momentos que pudieron ser y no fueron, instantes que no se ajustan a la lógica cotidiana. Aquello que solo puedes ver con los ojos del corazón".


Yo quisiera ser nieve de tus sienes
y una flor escondida en tus grutas rocosas.
Quisiera ser el agua para tu afán sediento
y atisbar el futuro dentro de tus pupilas.
Quisiera ser el tacto de tus manos desnudas
y la primera luz que al alba te despierta.
Quisiera ser la sangre que anima tus latidos
y la imagen que danza en tus sueños felices.

Quisiera ser Shambala para tus utopías
y el arcángel Miguel que mate tus dragones,
y un unicornio en tu alma,
y un caos para el orden que te imponen
y tu anhelado Edén en medio de la nada.

Quisiera enamorarme de tu mente
sin género, sin cuerpo, sin imagen
y ser dos pulsaciones en el cosmos,
ayudando a expandir el universo.

Quisiera... no sé yo lo que quisiera,
quizá una aurora eterna
sin jornadas sombrías
y sin negarnos nunca
por la resignación ante el destino,
o por treinta monedas
de intereses espurios.











DE ÁNGELES

He visto allá a lo lejos 
al Ángel de la Muerte.
Se alejaba despacio sin mirarme.
¿Por qué a mí me respeta?
¿Acaso no le gusto?
Le noto desatento, lejano, poco afable.

En alguna ocasión se vino hasta mi casa
y taló mi jardín con su guadaña.
Furtivo, solapado, traicionero,
transformó en un desierto baldío e infecundo
la ubérrima arboleda.

Y sin embargo me llevó de su mano
en mil vidas y universos distintos.
Por eso lo conozco,
aunque en esta existencia,
y en algún recorrido tenebroso,
le reclamé y me volvió la espalda.

Disfruto pues su olvido,
acariciada por la nueva mañana.
Lleno de risas los momentos lóbregos
y alfombro de esperanza los paseos,
porque éste en el que estoy
puede ser un gran día como dice el juglar
y ángeles más sociables
me esperan a la vuelta de la esquina

Libros:



Síguela en: